Escrito por : Álvaro.T. 1 de enero de 2010


El ministro Gabilondo ha sugerido revisar los conciertos de los colegios concertados. Si esa es parte de la reforma, apaga y vámonos. Retirar los conciertos supondría que miles de profesionales se quedaran en la calle al cerrar los centros donde imparten clases o perder miles de alumnos; que estos miles y miles de alumnos de estos concertados habrían de abandonar estos colegios al no poder sus familas hacer frente a una escolaridad que se triplicaría cada mes por cada alumno y al suprimirse las becas que para la privada no se darían. ¿Y dónde irían estos alumnos si la pública no tiene ni plazas ni docentes para atenderlos? Gabilondo lo sabrá...
Entonces la calidad de la enseñanza se vendría definitivamente abajo en una enseñanza pública supermasificada con sus problemas organizativos y disciplinarios multiplicados al cubo, eso sería el caos. Además tenga en cuenta de que a los padres no se les regala nada en los concertados, los pagan con sus impuestos. Mire, ministro, cárguense entre los dos partidos mayoritarios la LOGSE, eliminen la enseñanza obligatoria hasta los 16 años y ofrezcan una buena Formación Profesional a partir de los 14 años.
Ah, y olviden sus prejuicios progresistas y conservadores ambos partidos en la enseñanza, premien el mérito y el esfuerzo, refuercen profresional, social y económicamente al docente y pongan reválidas y selectividades de verdad. Y a quien no quiera o no pueda seguir estudiando a partir de los 14, ofrézcasele salidas, no vías muertas llenas de tedio y desmotivación que acaban en la Garantía Social o en el abandono. Ah, y cojan a muchos psicopedagogos que jamás han pisado un aula y lárguenlos lejos, déjennos a los profresores hacer nuestro trabajo. Posdata: los papás, cuanto más lejos y con más respeto hacia el profesor, mejor.

¿Tu que opinas? Si te ha gustado este artículo, tu mejor regalo es un comentario.

Subscribirse a los articulos | Subscribirse a los comentarios


¿Eres docente?

- Copyright © EducaTerrón - Blog de Educación de Álvaro Terrón - Blog de opinión de Álvaro Terrón