Escrito por : Álvaro Terrón 23 de febrero de 2011

No estoy nostálgico, no estoy sentimental, mi corazón es el único que habla. Tu, mi querido lector, un corazón no solo se vale de amores hacia una pareja. El corazón se vale también por amor a tu propia vida.

Esta sumamente demostrado que cuando amas a tu propia vida por encima de todas las cosas acabas amando, y bien, a otras personas. Pero, ¿Cómo se consigue amar tu propia vida?. La motivación por hacer cada una de tus tareas bien es esencial para que esto se lleve a cabo. Estoy de acuerdo que cuesta despertarse por las mañanas, pero incluso esa tarea se debe hacer correctamente y si hace falta pegar un salto desde tu cama para conseguir que tu primera hazaña del día sea efusiva y gratificante. Nada de "cinco minutitos más", date solo ese capricho muy de vez en cuando, debes ser autoritaritario contigo mismo si luego quieres exigir que los demás no pretendan tener autoridad sobre ti cuando te den consejos.

Cuando el corazón habla, lo primero que dirá es que te quiere, y lo segundo será que le quieras tu a él. Es el motor de tu vida y por lo consiguiente, si cuidas tu vida también lo estas cuidando a él. Tu vida se cuida siendo feliz. Nunca olvides ser tu mismo y aprender a diario, ya que el que aprende cada día de su vida algo nuevo tiene una felicidad más plena e intrínseca. Todo está planeado tan exquisitamente que en cualquier momento dado todos recibimos de actores en nuestra vida las enseñanzas que necesitamos, divisen a su alrededor,de la personas que menos se imaginan estarán aprendiendo una lección.

¿Tu que opinas? Si te ha gustado este artículo, tu mejor regalo es un comentario.

Subscribirse a los articulos | Subscribirse a los comentarios


¿Eres docente?

- Copyright © EducaTerrón - Blog de Educación de Álvaro Terrón - Blog de opinión de Álvaro Terrón