Escrito por : Álvaro Terrón 11 de junio de 2014


Ahora que se acercan las vacaciones conviene dar un último empujoncito a todos tus alumnos y alumnas. Para ello os propongo las cualidades de lo que he llamado la "metodología OREO". Se trata de una técnica sencilla que nos permita recordar a los educandos en que deben mejorar durante las vacaciones enmascarándoles sus "errores de aprendizaje" entre opiniones. Todo ello por supuesto acompañado de una sonrisa y un abrazo deseándoles felices vacaciones. 

Conviene tener una última conversación con el alumno/a a solas a modo de despedida, intentando que sea algo informal para que el alumno no se sienta cohibido. De hecho es mejor evitar que está última conversación sea de uno en uno a modo de "evaluación final". Por ejemplo, puedes empezar una semana antes del final de las clases e ir hablando con cada uno de ellos y ellas ya sea en el recreo, pasillo o en el propio aula. El objetivo final es que sepan valorar sus propios errores y que vayan a casa contándoles a sus familiares todo lo bueno que su profesor/a le dijo y en lo que se debe entrenar durante el verano. Para ello aconsejo seguir los siguientes pasos de la "metodología OREO":

1. Opinión. Se trata de dar tu opinión acerca de como ha ido evolucionando el alumno a lo largo del año y decirle directamente las cosas claves en las que debe mejorar (ya sea en asignaturas o en su propia conducta). 

Por ejemplo: ¡Pero que rápido ha pasado el año Claudia, ¿te has dado cuenta lo que te costaban las multiplicaciones y lo bien que te salen ahora?. Aún te faltan por mejorar las divisiones, pero eso...en este veranito te pones algún día y veras como al año que viene las sabes hacer mejor que nadie en tu clase"

2. Razones. Como su propio nombre indica hay que darle al alumnado las razones del porque de sus errores. Hay a veces que los alumnos saben que hacen algo mal pero no saben el porque, ayudarles a descubrirlo, con apoyo, siempre es gratificante. 

Por ejemplo: "Las divisiones no te salen tan bien porque no compruebas el resultado haciendo la prueba de la división..."

3. Ejemplos. En este paso no hay más que dar ejemplos de por que falla el alumnos. 

Por ejemplo: "Mira Claudia si te fijas en esta división que tienes en tu cuaderno lo que esta mal es..."

4. Opinión. Esta segunda opinión debe ser mucho más positiva y motivadora que la primera. Se debe desear lo mejor al alumno en cuestión para sus vacaciones y quitarle importancia a su error. Esto es así, porque imnumerables errores en ciertos contenidos en la mayoría de ocasiones se subsanan con el paso de los años. 

Por ejemplo: "Pero tal y como te decía...yo se que tu eres una alumna muy buena y que cuando vuelvas de vacaciones me vas a decir que eres la mejor haciendo divisiones del colegio entero, pasatelo muy bien en este verano y ayuda a los papis en casa siendo tan responsable como eres en clase..."

Quizás también te guste:

{ 16 comentarios...lealos y comente usted mismo aqui }

  1. Muy buena propuesta, Álvaro, y muy atrativo haber utilizado la galleta oreo para el símil, que está buenisima :)

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, espero que siga leyendome y también endulzandote la vida con esas galletas que te gustan tanto jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encantó la propuesta como forma de evaluación para cualquier nivel. Me apreció "dulce" para entablar el diálogo, motivadora para mejorar, respetuosa, destacando las potencialidades del alumno y creativa. Felicitaciones!

      Eliminar
  3. Me parece una idea muy buena para los alumnos. Voy a ponerla en práctica el próximo semestre, a ver si mis alumnos de la universidad pueden ser un poco más receptivos. Gracias por compartir tu experiencia.

    ResponderEliminar
  4. Muy interesante, gracias por este tipo de aportes que nos ayudan e inspiran a seguir adelante en nuestra labor educativa, orientando y guiando a nuestros niños y jóvenes dándoles la motivación y apoyo positivo que necesitan sobre actualmente en donde los principios y valores deben ser la base fundamental que rija nuestra formación empezando por nosotros mismos para poder saber transmitirlo a los demás, teniendo en cuenta siempre que si todo lo que hacemos y decimos con verdadero AMOR, estaremos reflejando la real esencia de nuestro propio SER de nuestra vocación.

    ResponderEliminar
  5. Hola Profesor Alvaro, es usted un profesor con calidad, muchos no lo hacen, ni se preocupan eso lo llamo yo "La Virtud". Lo felicito. Yo soy profesor de Inglés para niñ@s y adolescentes, mi regalo es o un certificado o una estatuilla en cualquier material de manualidades, este puede representar un maestro y un niñ@ abrazados. Me gustó lo de la galleta, pues es un dulce. Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Muy creativa y sobre todo motivante, gracias por compartirla y creo cada uno puede adecuarla en virtud de su contexto y necesidades de aprendizaje.

    ResponderEliminar
  7. Alvaro, gracias por compartir.. me gusta la idea.. la pondré en práctica!

    ResponderEliminar
  8. Alvaro, gracias por compartir.. me gusta la idea.. la pondré en práctica!

    ResponderEliminar
  9. Muchas gracias a todos por vuestros comentarios, al final acabareis poniendome colorado :)

    ResponderEliminar
  10. Gracias Alvaro. Sencillo, eficaz y con sentido común. Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Gracias Alvaro. Sencillo, eficaz y con sentido común. Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Me parece muy buena estrategia,y claro que lo compartiré con mis compañer@s para llevarlo a cabo,hasta pronto, saludos.

    ResponderEliminar
  13. Es algo tan sencillo de hacer, y muchas veces dejamos de hacerlo ya sea por descuido o por cualquier otro motivo,Pero lo trascendente es la forma tan sutil de motivar a nuestros alumnos. Gracias por éste artículo.

    ResponderEliminar
  14. Lo cierto es que tienes razón Carlos, lo ideal sería que no tuviese que recordar que es conveniente comunicar los errores sin cebarnos en ellos.

    Un saludo y muchas gracias

    ResponderEliminar
  15. Hola Álvaro, me ha gustado mucho tu aportación, ya que se puede adaptar a cualquier nivel. Yo trabajo en Preescolar y los niños ya pueden emitir muy bien un juicio sobre su desempeño escolar, además de hacerse conscientes de sus logros y lo que les falta por esforzarse. Gracias

    ResponderEliminar


¿Eres docente?

- Copyright © EducaTerrón - Blog de Educación de Álvaro Terrón - Blog de opinión de Álvaro Terrón