Escrito por : Álvaro Terrón 9 de mayo de 2015

¿Sabes esa sensación de pensar que estas preparado para todo y llega un momento en el que te das cuenta que eres una simple hormiguita en el infinito amasijo del planeta? Pues eso le pasa a un profesor casi a diario, y si no le pasa es que no se ha planteado que hay cosas que se le escapan de las manos. Una profesion en la que la planificación es el pan nuestro de cada día y en la que parece que no hay mejor planificación que la que está improvisada.

1. Un profesor nunca deja de ser alumno.
Un profesor aprende a diario y piensa que lo poco que ha aprendido carece de valor comparado con lo que ignora y no desespera en aprender. Lo que te lleva a pensar que los profesores nunca están preparados.

2. Sus alumnos le enseñan a diario.
Atrás quedaron aquellos tiempos en los que el profesor tenia la sabiduría y nada se le debatía. Si tus alumnos no te debaten hoy día es que no estas enseñándoles hacerse preguntas. Además, con cada una de sus acciones, gestos, dudas aprendes a ser más profesional. Pero aunque hoy hayas aprendido algo nuevo te das cuenta que los profesores nunca están preparados.

3. La sociedad es cambiante.
Te das cuenta que por mucho que estudiaste, por mucho que planificaste tus clases, por muchas reuiones y formaciones que te tragaste,... la sociedad lleva un ritmo extremo y no sabes que objetivo explicarles a tus alumnos cuando les enseñas un cierto contenido porque lo que hoy les sirve quizás mañana ya no. En ese momento te das cuenta que los profesores nunca están preparados. 

4. Las necesidades educativas especiales.
Hablamos de necesidades educativas especiales pensando en aquellos alumnos con más dificultades. Pero, ¿qué alumno no tiene necesidades educativas especiales?. Lo que hace difícil nuestra profesión es que cada alumno es un mundo. Esa dificultad se convierte en reto, y ese reto en motivación. Te das cuenta que un día nunca es igual al otro, en una semana tu alumnado cambia de perspectivas, en un mes lo que aprendieron ya lo olvidaron y de un año para otro lo que preparaste para un grupo de alumnos no te sirve para el otro. ¿Son los alumnos lo que tienen necesidades educativas especiales o somos los profesores?. Definitivamente los profesores nunca están preparados.

Por si aún no te has dado cuenta este artículo no es ninguna critica a la profesión. Por contrario pretende servir de motivación por tener un trabajo en el que la rutina no existe y en el que cada día se mejora como persona. Hay, sin duda alguna, más de cuatro razones por la que los profesores no estamos preparados nunca, pero es precisamente por ese suspense diario en el que te invito a compartir tus razones por las que a veces has sentido que no estamos al 100% preparados.

También te recomiendo leer:
4 objetivos para conseguir que tus alumnos sean tus fans
8 consejos para innovar en educación con pocos recursos
Los profesores se actualizan más que un antivirus

¿Tu que opinas? Si te ha gustado este artículo, tu mejor regalo es un comentario.

Subscribirse a los articulos | Subscribirse a los comentarios


¿Eres docente?

- Copyright © EducaTerrón - Blog de Educación de Álvaro Terrón - Blog de opinión de Álvaro Terrón