Escrito por : Álvaro Terrón 14 de noviembre de 2014

Es por todos conocidos el fenómeno fan, tanto es así que los profesores sabemos que una hora de televisión enseña más que una mañana de colegio. Normalmente los alumnos encuentran a sus referentes en los programas, series o películas de la televisión. ¿Podemos aprovechar esto de algún modo? ¿Podemos transformar a nuestros alumnos en nuestros fans?

A continuación os propongo unos objetivos que para mi son básicos cumplir para que tus alumnos vayan a tus clases con alegría y ganas de aprender. Objetivos para convertirte realmente en un referente para ellos y ellas y aprovechar esto para conseguir que aprendan más y mejor. 

1. Esclarecer.

Las cosas no son así porque lo dice el profesor y punto en boca. Los alumnos están acostumbrados a realizar actividades sin saber realmente con que objetivo lo hacen, o sea, que están aprendiendo a través de un ejercicio u otro. El profesor o profesora no pierde mucho tiempo en explicar el porqué de las cosas. En ocasiones basta con lanzar la pregunta a la clase y ellos mismos razonan. En definitiva, se aprende más y mejor cuando sabemos el objetivo de aprendizaje. Un profesor que explica sólo gana un punto, un profesor que esclarece consigue dos puntos de sus educandos ya que les ilumina e ilustra su entendimiento.

2. La risa activa la memoria.

El cerebro suele borrar los malos recuerdos y guardar en nuestro disco duro inamovible aquellos momentos que le produjeron satisfacción. Teniendo en cuenta que aprender y mejorar conllevan una confianza y seguridad de ánimo parece imposible no pensar que debemos educar con humor. Muchas veces lo he reconocido y no me importa volver hacerlo, en infinidad de ocasiones cuando programo mis lecciones escribo chistes relacionados con la temática en el margen de la página, o por otro lado si explico con diapositivas, suelo introducir imágenes que produzcan un cierto humor gráfico. Además la risa llevan a la sala de aula un ambiente distendido en el que se aprende mejor. Se puede profundizar más en esta cuestión en el artículo "11 razones por las que utilizar el humor en la educación". 

3. Respetar el contexto.

Hay algo claro, los alumnos son niños o jóvenes. No podemos enseñarles ciertas materias en un contexto con el que ellos no estén familiarizados. Si la montaña no va al profesor, el profesor va a la montaña, o sea, debemos y tenemos la responsabilidad de saber las modas y en el contexto que se mueven nuestros alumnos. Un ejemplo muy sencillo es el siguiente, un profesor de inglés que enseña lengua a través de canciones de Simon & Garfunkel conseguirá menos adeptos que si lo hace con una canción de One Direction. ¿Por qué no aprovechar los grupos de referencia de los alumnos para el aprendizaje de lenguas? Es una buena razón para saber lo que sus cantantes dicen en sus canciones y por otro lado hasta quizás les lleve a pensar desde un pensamiento critico que las letras traducidas al español no merecen tanto la pena como ellos creían. Ojo con esto no quiero decir que no se deban enseñar autores literarios o de otros campos culturales de tiempos pasados, pero si debemos intentar aproximarnos aunque sea solo de vez en cuando a el contexto real de nuestros alumnos. No sólo nos acercamos a ellos utilizando las TIC sino abrazando sus gustos personales. 

4. Autonomía y aprender de los otros.

Los profesores que consiguen dar autonomía a sus alumnos suelen también tener más fans entre sus filas. Esto, en mi opinión, se debe a que los jóvenes buscan una autonomía que en la mayoría de ocasiones no tienen en su casa, necesitan demostrar al mundo que también son validos para algo. Para fomentar la autonomía dentro del aula se me ocurre hacer grupos en clase de unas cuatro cinco personas en las que mezclemos a los alumnos que están avanzados en una materia con aquellos a los que les cuesta más interiorizar dicha materia. Dejando claro los roles en los grupos y la metodología de trabajo, los alumnos por si solos trabajan en un ambiente colaborativo que les da autonomía. Además, siempre se aprende mucho más y mejor de igual a igual. 

Aparte de estas cuatro razones hay muchas más para conseguir fans en tu clase, espero que te animes a dejar algún comentario explicándonos como consigues que tus alumnos te respeten y te adoren al mismo tiempo.

Quizás también te interese:

{ 2 comentarios...lealos y comente usted mismo aqui }

  1. Te felicito Alvaro, por todos tus aportes a la educación, ya que motivan e inspiran a realizar mejor nuestro trabajo.

    Néstor Jovel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Néstor, me encanta que todo aquello que sale desde la humildad de mi teclado sirva para algo.

      Un gran abrazo

      Eliminar


¿Eres docente?

- Copyright © EducaTerrón - Blog de Educación de Álvaro Terrón - Blog de opinión de Álvaro Terrón