Escrito por : Álvaro Terrón 19 de febrero de 2016

Atrás quedan los años de la "letra con sangre entra". Cuando desperté hoy me vino este pensamiento a la cabeza, y es que no me cabe duda que los profesores necesitamos ser un poco payasos. Inmediatamente después aparecen en mis pensamientos aquellos Payasos de la Tele. Enseñaron a generaciones canciones que aún hoy son cantadas por nuestros niños ¡que grandes payasos! ¡que grandes profesores!. ¿cuantos profesores pueden presumir de que sus lecciones hayan perdurado con el tiempo en la memoria?

https://twitter.com/intent/tweet?hashtags=educaci%C3%B3n&original_referer=http%3A%2F%2Fwww.educaterron.com%2F2016%2F02%2Fprofesores-payasos.html&ref_src=twsrc^tfw&text=Los%20profesores%20tienen%20que%20ser%20un%20poco%20payasos&tw_p=tweetbutton&url=http%3A%2F%2Fwww.educaterron.com%2F2016%2F02%2Fprofesores-payasos.html&via=alvarotSé que muchos al leer esta entrada podrán pensar que es arriesgado que el profesor sea un poco payaso pero yo creo que más arriesgado es llegar a tu aula y esconderte bajo el libro de texto sin ni dar una pizquita de azucar a aquellos aprendizajes que se transmiten (6 razones por las que no utilizar libros de texto). Por lo tanto entiendase ese un "poco" payasos o esa "pizquita" como la cantidad justa y precisa dependiendo del momento. Puedes saber un poco más de esa "pizquita" en "11 razones por las que utilizar el humor en la educación".

Pero precaución, ser un payaso (o clown como dicen los modernos) nunca ha sido una tarea fácil y a que requiere mucha responsabilidad. Es por eso que a continuación doy cuatro consejos meramente personales:

1. Tus alumnos no son tus amigos.

No lo son para el profesor tradicional ni tampoco deben serlo para los profesores con "metodología payasasa". Hay que encontrar el momento para explicar un contenido con alguna broma o chiste combinandolo con la seriedad y reflexión que puedan traer otro tipo de contenidos. O sea , una de cal y otra de arena. Actualmente doy clases a adultos y no pocas veces me han ofrecido tomar alguna que otra cerveza con ellos. Siempre he rechazado. Creo que no es bueno pasar esa barrera. 

2. Todo contenido tiene una vuelta de rosca.

Es verdad que hay contenidos, e incluso asignaturas, que se prestan a ser más faciles de ser "apayasados". Ahora es cuando tu por ejemplo piensas, ¿cómo voy a ser un payaso en matemáticas?. Cuando hablo de ser payaso simplemente me limito a reflexionar que podemos hacer reir a nuestros alumnos con un mínimo cambio en las actividades. Por ejemplo, al enunciar un problema matemático podemos hacerlo a modo de chiste sin que se pierda el objetivo final de la actividad por el camino. También en lenguas extranjeras cuando se explica gramatica con tan sólo adicionar a las frases los nombres de algunos alumnos ya conseguimos que imaginen la frase pensanado en su compañero o compañera. Son tan sólo ejemplos muy básicos.
3. Eres el payaso de su circo

No olvides que de nada vale hacer una gracia o contar un chiste que no se aproxime al entorno de tus alumnos. Por ejemplo, hacer mención a sus programas de televisión favoritos relacionandolo con algún contenido. Es una dificil tarea adaptar tus clases a los gustos generales del grupo, pero creeme que es totalmente beneficioso porque aquello que conocen les sirve para enlazar sus aprendizajes y convertirlos en significativos y funcionales. Recuerdo que ya hablé de como acercarnos al entorno de nuestros alumnos en "4 objetivos para conseguir que tus alumnos sean tus fans".

Quizás también te interese:

¿Tu que opinas? Si te ha gustado este artículo, tu mejor regalo es un comentario.

Subscribirse a los articulos | Subscribirse a los comentarios


¿Eres docente?

- Copyright © EducaTerrón - Blog de Educación de Álvaro Terrón - Blog de opinión de Álvaro Terrón